Beneficios

El silencio interior y la relajación profunda son los primeros beneficios que se obtienen con esta terapia. Sin embargo, más allá de este beneficio primario, la Presencia Biodinámica® tiene una alta efectividad en el tratamiento de muchas enfermedades crónicas relacionadas con el sistema nervioso y el exceso de estrés físico o mental.

Primero nos volvemos conscientes del cuerpo, después el cuerpo se vuelve energía vital y, cuando el cuerpo ha entrado en contacto con la energía vital, todas las identificaciones, restricciones y compensaciones dejan de ser sentidas como obstáculo y otras sensaciones más profundas emergen.

La sanación en Presencia Biodinámica® no ocurre sólo en el nivel  físico sino en el psicológico, emocional y espiritual; por ello, el proceso es completamente individual y a la medida de cada paciente. La medida de cada individuo se halla cuando se entra en contacto con el vacío, para dar paso a una paz  y un amor infinitos, absolutamente incondicionales. La  Presencia Biodinámica® puede ofrecer una mejoría sustancial desde la primera sesión. La sanación es un trabajo individual que puede llevar el ritmo adecuado y preciso para cada paciente.

Algunas afecciones que mejoran con la Presencia Biodinámica® son: migraña, fibromialgia, fatiga crónica, gastritis, colitis, infertilidad, insomnio, alergias, pérdida de la memoria, sinusitis, pérdida del equilibrio, depresión, angustia, lesiones por caídas, dolores musculares, ciática, entre otras.

  • En niños, puede ayudar en casos de hiperactividad, falta de concentración o autismo.
  • En recién nacidos, ayuda en caso de situaciones estresantes como llanto agudo, cólicos, insomnio o reflujo.
  • En bebés en gestación puede ayudar a tomar una alineación óptima para nacer.
  • Las mujeres embarazadas pueden encontrar a través de la Presencia Biodinámica® relajación y confianza, así como una reconciliación con eventos pasados que pudieran obstaculizar el trabajo de parto y sus tiempos.

El grado de respuesta a la terapia de Presencia Biodinámica® puede depender de varios factores:

  • Tiempo del problema, afección o proceso
  • El grado de daño de los tejidos afectados
  • La vitalidad de cada individuo