Después de una sesión.

A, comparte su vivencia después de una sesión…

A: Hola Laura, muchas gracias por el encuentro, te escribo mi reflexión 🙂

Mi experiencia después de vivir Presencia Biodinámica contigo Lau ha sido reconfortante, escucharme sin juicio, un regalo que sigo abriendo después de días de recibirlo porque parece inagotable lo que descubrí al ver mi historia con una visión distinta a todos los acompañamientos que me han tocado; sin los consejos, sin las etiquetas buenas o malas, sólo ver mi historia y decir ahí está, lo es y fue, y de eso me sigue, seguir siendo yo.

Después de sacarlo en palabras… El complemento de escucharme en silencio, aquello que mi mente seguía queriendo brotar de mí pero que tenía que guardar silencio concentrarme en la sensación de tu presencia en mi.  En esta parte mi relato es mucho más agudo para mí misma, aquí llegaban de nuevo las culpas porque era el diálogo de nuevo con mi interior, pero más allá de eso logré pasar la barrera.

Verme como una mujer que no se había agradecido ser mujer, la experiencia de tus manos en mi pelvis, sentir mi mente ir dentro de mí, observar el cuadro completo de mis órganos sexuales que me gritaban _Tú eres esto, esto que has negado; esto que te ha hecho estar como niña, cómo adolescente y, sobre todo ahora, como madre. _Y, por si fuera poco _te has atrevido a no verte a pesar de acompañar a otras mujeres.  Creo que soy maravillosa… lo pensé!

Me sentí sonreír internamente y mi cuerpo lo agradeció. Cada órgano de mi ser pero con más fuerza mi corazón pensante me decía  _Dile gracias a esa matriz.

Y lo más callado de mi ser me susurraba _Deja de tener el control de la situación. Sentía como una expansión, me negaba a aceptarlo, para mí la parte más importante fue ceder en ese momento y permitirme agradecer.  Veía cómo justo mi centro estaba ahí, cómo si todos los seres humanos los imaginara con un súper poder especial y el mío justo residía ahí; que ese era mi poder, mi centro, el núcleo de amor

L: Está muy lindo y agradezco que lo hayas escrito y compartido!!

A: La cavidad uterina la veía Justo cómo una semillita que la veía vacía

Y después algo pasaba y me llenaba de una luz tenue. Fue cuando reconocí el poder en mí.

L:  Mmm..

A: ¡Que no había visto esa parte! Yo siendo madre de 4, valoraba la lactancia, mi paciencia, a todo mi cuerpo como máquina que soportó cambios, pero a la tierra que había sostenido la semilla no la había visto y honrado!  Era una imagen única lau, veía impresionante ese hueco como cuando abres la semilla de la nuez y la ves así vacía pero después había mucho amor – una luz, y eso me llevaba a pensar que ése era mi núcleo de amor!

L: ¡Ah! ¿Y cómo va la relación con tu niña grande? ¿Algo más?

Mi relación va mucho mejor. Estoy sorprendida. No es que ya esté todo maravilla pero yo cambié. Puedo sentir de nuevo esa chispa de enamoramiento.

Me di cuenta también de qué hay enojo en mí, reconocer mis arrugas, mi control…

L: Eres una valiente por ‘desnudarte’ así y ¡dejarte sentir!!

A: Cuándo nos volvemos a ver? 🙂   Yo agradezco tu cariño y el don que la vida te ha dado porque me has ayudado mucho.

L: Me encantaría hacer un texto con esto y ponerlo de manera anónima en el blog de nuestro sitio de internet… ¿Cómo lo ves?  Piénsale y me dices cuando nos veamos, ¿sí?

Me parece hermoso tu hallazgo pero también respeto la privacidad

A: Si Lau, por mí con mucho gusto puedes compartirlo

L: Mil gracias 🌸 por tu generosidad.

A: Ojalá y esto sirva para que más personas puedan vivirlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s