Acercándome al presente

El famoso aquí y ahora.

“Lo que importa es el aquí y el ahora”. Tantas veces he escuchado esa frase sin darle mucho sentido. Llegar, casi que por casualidad (causalidad) a la Presencia Biodinámica me dio respuestas a esa conjugación. Estar hoy, aquí, ahora conmigo porque no existe otro lugar o espacio que pueda ocupar. Estar pre-sente.

Es-tar aquí, con-migo, secretamente, íntimamente, abiertamente. No hay calificaciones ni persecuciones (y si las hay, que vengan). Si hay frío o hay calor, si hay rabia o hay enojo, si hay dolor o hay paz: es-toy  a-quí, conmigo.

Estar en el presente, dejar que las palabras sean solo eso: un lenguaje social pero no un lenguaje interno. Desentenderme de esas palabras, por ahora me ayuda a escuchar más auténticamente el lenguaje propio de mi cuerpo. Sentir-percibir-escuchar a mi estómago, a mis rodillas, a mis pies, a mis manos, mis riñones, mi cuello, mi espalda. Entender que estoy hecha de una sola pieza y que todo está conectado en mí más allá, mucho más allá de las palabras con las que puedo nombrar las cosas pero no asumirlas, aprehenderlas.

Estar en un Círculo de escucha recogida en mí, lejos de los ruidos y las marañas citadinas y cotidianas me permitió, paradójicamente, un silencio acompañado… porque en la Presencia Biodinámica (en el instante presente) escuchar al otro es estar en silencio para escucharse a uno. Lo que es el otro, soy yo. Quien está frente a mi me muestra algo de lo que soy yo misma. Escucho lo que asumo, asumo lo que escucho; es mío porque sólo podemos comprender lo que está afuera desde lo que somos, desde nuestra propia experiencia y permanencia en la vida.

Los Círculo de escucha de la Presencia Biodinámica permiten compartir con otras personas que buscan el mismo camino: es-tar en la vida con uno mismo, asumirse frente al reto de lo insospechado y lo incontrolable, dejar de querer tener el control del tiempo y los hechos, del otro o los otros. Encarar con salud y plenitud el presente, incluso en los momentos negativos o dolorosos. Aprehender la dualidad de la vida, que podemos ser el agua que fluye en un río, el árbol perenne o la piedra inmutable.

Escucharnos a nosotros mismos, cuidarnos a nosotros mismos,  amarnos a nosotros mismos para poder estar atento a la escucha del otro, al cuidado del otro, a la compañía del otro pero siempre desde un punto en el que no me dejo de lado, en el que no postergo lo que soy o lo que siento.

Este primer acercamiento a la Presencia Biodinámica me ayudó a intentar dejar atrás los mandatos sociales, familiares y genealógicos para lograr colocarme en el sitio que me pertenece (del que nadie puede desplazarme)  y que nada tiene que ver con las conquistas impuestas y la idea del éxito que se nos implanta desde muy temprano. La Presencia Biodinámica plantea esa posibilidad de volver a conectar con la escencia de la primera infancia en la que somos un entero con plena conciencia  y no fracciones divididas de cuerpo- alma- mente dirigidas por la supremacía que se le ha dado al pensamiento.

La Presencia Biodinámica como terapia me coloca en el punto central de mi propio entendimiento; me hace responsable de lo que soy y lo que siento pues no busca transferir a otro (terapeuta o profesional médico) la directriz de mis propios acontecimientos, el análisis, el diagnóstico y el tratamiento a lo que me sucede. La Presencia Biodinámica coloca la responsabilidad del sanar en el compromiso propio, el auto-cuidado, el auto-amor, la auto-compasión.

La Presencia Biodinámica es una terapia que no impone nada. Estar en el presente permite que cada uno le dé un propio significado. Su método es el de hallar la forma individual, la receta única y propia de sanarnos a nosotros mismos aprendiendo a escuchar la profundidad que no tiene palabras ni lenguaje, que sólo se manifiesta. Aunque asumirse plenamente es paulatino y lleva su tiempo, la Presencia Biodinámica “cura” en el aquí y en el ahora, en la paciencia del instante presente en el que estoy para mí-conmigo, en medio del caos o en un mar de paz.

*Gracias a Carles Compañ por su acompañamiento pleno y constante. Gracias a  todos los que trabajan en Presencia Biodinámica México por el esfuerzo tenaz de acercarnos a una opción terapéutica completa y fundamental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s