La música del silencio

https://www.youtube.com/watch?v=XrGKj5Zw2WQ  “Music of Stillness” by Elaine Hagenberg

El otro día, ‘viajando’ por la página de la Oxford University Press encontré un video de Youtube con una música coral muy hermosa, escrita por una joven compositora americana llamada Elaine Hagenberg. La obra se titula Music of Stillness y, como pueden imaginar, su título me invitó a conocerla de inmediato. ¿Qué puede haber más biodinámico que algo llamado La Música de la Quietud, o del Silencio?

El poema musicalizado por Hagenberg es de una escritora también americana, que nació a finales del siglo XIX, llamada Sara Teasdale. A los 48 años Sara Teasdale se suicidó y aparentemente, la poesía de The Music of Stillness la escribió un par de semanas antes de quitarse la vida. El poema en inglés dice así:

There will be rest, and sure stars shining

Over the roof-tops crowned with snow,

A reign of rest, serene forgetting,

The music of stillness holy and low.

I will make this world of my devising

Out of a dream in my lonely mind.

I shall find the crystal of peace, – above me

Stars I shall find.

Y en una insegura y más o menos libre traducción mía,:

Sosiego habrá

e infalibles estrellas destellando

sobre techos de nieve coronados.

Un reino de quietud, sereno olvido

una música silente, sacra y queda

Nacida de los sueños de mi mente

solitaria una traza haré del mundo.

El cristal de la paz encontraré —

sobre mí hallaré estrellas.

Si bien cabe suponer que Teasdale está hablando del reino de la muerte y su ‘sereno olvido’, el descanso que en él finalmente encontrará para su atribulada existencia, mucho de lo que dice podría ser una descripción poética de lo que es la Presencia Biodinámica. Todos los practicantes de la Presencia Biodinámica hemos sentido en muchas ocasiones el reino de quietud, sosiego y paz que subyace bajo la apariencia de la vida cotidiana, con sus múltiples y a veces violentas sacudidas. Un temblor puede cimbrar y destruir una ciudad entera, pero siempre, al principio y al final, en el fondo de nuestro ser podremos escuchar, si somos capaces de detenernos a hacerlo, la exquisita armonía de la música del silencio y la quietud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s